Monday, August 4, 2014

Semillas de Linaza: Razones para incorporarlas a tu alimentación



Me gusta el aspecto del pan integral cuando se le agregan semillas, especialmente las de linaza. Le dan un toque especial. 

Y cuando comencé a preparar mi propio pan integral en casa, se convirtió en costumbre usar semillas de linaza. Pero las semillas de linaza no solo tienen una función decorativa. 

Poseen grandes propiedades para la salud, con la ventaja de que son sencillas de conseguir, y su precio es muy conveniente. 

Las semillas de linaza cuentan con una serie de característica que la convierten en un alimento ideal para prevenir diversas enfermedades, como por ejemplo, el cáncer, diabetes y enfermedades al corazón. 

Es por esta razón, que debes considerar seriamente incorporar este alimento a tu dieta.

¿Por qué las semillas de linaza son buenas para ti?

Hay tres factores principales por los cuales la linaza es tan recomendable.

Las semillas de linaza son una gran fuente de antioxidantes.

Habitualmente se ha subestimado el poder antioxidante de las semillas de linaza. Existen, por ejemplo, otras frutas que popularmente se asocian a fuentes de antioxidantes, como los arándanos y la granada; o verduras como la coliflor y la zanahoria. Sin embargo, las semillas de linaza han demostrado tener más polifenoles (antioxidantes) que la mayoría de los alimentos tradicionalmente conocidos por esta característica. 

El origen de su poder antioxidante lo encontramos en los lignanos. Es un tipo de fitonutriente con beneficios similares a los de la fibra dietética y que actúa también como fitoestrógeno (los fitoestrógenos ayudan a regular los índices de colesterol y a conservar la densidad ósea). La cantidad de lignanos en la linaza es superior a cualquier otro alimento conocido, superando con creces otras fuentes de este compuesto, como las semillas de maravilla, de sésamo y cacahuates (maní)

Alto contenido de Fibra.

Esta es quizás la característica más conocida. Las semillas de linaza son una gran fuente de fibra, tanto soluble como insoluble. Una dieta rica en fibra es muy importante para mantener sano nuestro sistema digestivo, pero además, juega un papel importante en el control del colesterol y el exceso de azúcar en la sangre.

Contiene ácidos grasos Omega 3.

Los aceites esenciales presentes en la linaza son fundamentales para una buena salud, y estas semillas se encuentran entre los que más contienen ácidos grasos omega 3 en el mundo. Nos protegen principalmente de enfermedades cardiovasculares, pero tiene otros efectos, como por ejemplo, ayudar a la desinflamación de tejidos, control de la presión arterial, anticoagulación y mejora de la circulación sanguínea, así como también control efectivo del colesterol.

Beneficios para la salud

Ya hemos visto algunos de los principales beneficios de las semillas de linaza:
  • Mejora la salud cardiovascular
  • Ayuda a un mejor funcionamiento del aparato digestivo
  • Controla el colesterol
Sin embargo, podemos recibir mucho más para nuestra salud.

Propiedades antiinflamatorias. El stress oxidativo que acelera el envejecimiento, y propicia el deterioro de los tejidos, puede ser mitigado gracias a la ingesta de semillas de linaza, ya que posee una gran cantidad de antioxidantes esenciales para detener este proceso, ayudando además como antiinflamatorio.

Prevención del Cáncer. Dada las cualidades de la linaza como potente antioxidante y antiinflamatorio, es muy útil para prevenir el cáncer. No obstante, esas no son las únicas razones por las cuales la linaza puede inhibir la aparición de tumores. Algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, de próstata y de colon, pueden verse reducidos en su incidencia debido a la gran cantidad de lignanos presentes en la linaza. 

Hay tres tipos de lignanos presentes en las semillas de linaza: secoisolariciresinol, matairecinol, y pinoresinol. Estos son convertidos por las bacterias del intestino cambiando el balance hormonal, restableciendo su equilibrio. De esa forma, los tipos de cáncer antes mencionados -de colon, de mama, y de próstata- relacionados con problemas hormonales, pueden prevenirse.
Además, la linaza estimula las enzimas responsables de la desintoxicación en el intestino, previniendo la acumulación de toxinas, que eventualmente pueden desencadenar un cáncer.

Previene la aparición de problemas de resistencia a la insulina. Aunque aún es prematuro, distintos estudios han aportado evidencia de que el consumo diario de semillas de linaza puede ayudar a regular los índices de azúcar en la sangre. Al parecer la mezcla de lignanos, fibra soluble, y omega 3, tiene mucho que ver al respecto.

Alivio a los síntomas de la menopausia. Un estudio publicado en The Journal of the Society for Integrative Oncology señala que las semillas de linaza disminuye algunos síntomas molestos de la menopausia, como por ejemplo, los sofocos.

Algunas cosas a tener en cuenta sobre las semillas de linaza

Almacenamiento. Es importante que las semillas de linaza sean almacenadas en un lugar fresco, seco y oscuro. Los aceites de las semillas de linaza son insaturados, y por lo tanto, es muy fácil que se vuelvan rancias con rapidez. El mejor envoltorio es el natural, es decir, dejar las semillas tal como están. Si no están expuestas a mucho calor, pueden durar alrededor de un año guardadas.  Otros derivados como la harina de linaza, o el aceite, deben ser consumidos en poco tiempo.

Presencia de cianuro. La linaza, al igual que otros alimentos, contiene cianuro. Pero no es motivo de preocupación. El cuerpo naturalmente tiene defensas contra este compuesto, y si se consume en las cantidades adecuadas, no hay ningún riesgo para la salud. ¿Cuál es la cantidad correcta? Entre 2 y 4 cucharadas de linaza al día. Algunos investigadores han usado hasta 6 cucharadas sin encontrar efectos adversos.

Consumo. La cáscara de las semillas de linaza son muy duras, y el cuerpo no puede procesarlas enteras adecuadamente. Es por eso que es recomendable molerla antes de usarla. Si la mueles, debes consumirla inmediatamente para no perder sus propiedades, ni correr el riesgo de que se vuelva rancia. Puedes mezclarla con jugos de fruta o incluso kéfir.

Si la usas en repostería, galletas o preparar pan, ten en cuenta que las propiedades del omega 3 presentes en las semillas de linaza, no ven alteradas sus propiedades por la acción del calor. 

Un dato importante: Dada la alta cantidad de fibra soluble de la linaza, debes consumir abundante agua, de lo contrario, puede provocar estreñimiento.

No comments :

Post a Comment