Search This Blog

Loading...

Wednesday, February 11, 2015

Las Propiedades Medicinales de la Ortiga y cómo se puede tomar


La ortiga es una planta con múltiples propiedades curativas beneficiando la salud de los riñones, la sangre, el sistema digestivo o los pulmones.
 
  
La ortiga tiene un valor nutritivo que no se ha tenido en cuenta en muchos países evidentemente por la desinformación que hay y las ganas que tiene el sistema de tenernos enfermos e ignorantes.

De esta planta destaca para empezar su contenido en hierro y en calcio, que está por encima a las cantidades que tienen otras plantas medicinales.

Las propiedades medicinales de la ortiga son entre otras estas combatiendo las siguientes enfermedades y afecciones:


Problemas respiratorios

Diurética

Gota

Anemia

Problemas intestinales

Enfermedades renales

Problemas digestivos

Sangre en la orina

Hemorragia en la nariz

Mucosidad en la garganta

Reumatismo

Caída del cabello

Hemorroides

Caspa

Afecciones de la piel

Tuberculosis pulmonar

Asma

Numorragia

Metrorragia

Malaria

De la ortiga se conocen varias especies pero las más usadas medicinalmente son la Ortiga mayor (Urticaria dioica L.) y la Ortiga blanca (Urticaria iners L.)

Además de usarse como medicina se puede consumir como comida siendo tan nutritiva como una ensalada de lechuga o de espinacas y aportando todas sus propiedades terapéuticas.

El jugo de ortigas en una bebida que limpia el organismo y fortalece el sistema inmune como pocas y lo pueden tomar tanto personas jóvenes como adultos y ancianos. Lo recomendable es tomar un vaso de este jugo al día y la salud lo agradecerá mucho.

Las personas que conocen bien los remedios naturales saben que en las épocas en las que abundan las ortigas y cuando estas están tiernas, algo muy beneficioso para el organismo es el realizarse una cura con el jugo de ortigas, cuyos efectos positivos en la salud se empiezan a notar en muy poco tiempo.

Para disponer en casa de las propiedades curativas de la ortiga durante todo el año, lo aconsejable es realizar una recolecta de ortigas y tenerlas secas para el invierno, de manera que siempre tengamos ortigas para preparar una tisana medicinal.

Además las hojas de las ortigas secas sirven en invierno para sazonar algunos platos como pueden ser las sopas, combatiendo muchas molestias y regulando los procesos digestivos.

Para nada se le da a la ortiga la importancia que merece a pesar de que las propiedades medicinales de la ortigasean las que muy pocas plantas pueden ofrecer. Es una planta que debería de estar siempre en el repertorio de medicina casera o remedios caseros.

Aporta mucho hierro siendo un remedio excelente para la anemia, además de que contiene mucha vitamina A.

También ayuda a depurar el cuerpo y con la alimentación cargada de toxinas y sustancias sintéticas que consumimos a día de hoy en general, en mayor o menor medida, es una planta que deberíamos de consumir regularmente.

Se usa también de forma externa con cataplasmas que se aplican en problemas de la piel como las úlceras, erupciones o la hinchazón.

Las personas que tienen problemas de diabetes, cálculos biliares, gota o reumatismo deberían al menos realizar una cura de ortigas al menos una vez al año.

Cómo hacer la cura de la ortiga

 
Las ortigas las debería de consumir todo el mundo incluyéndolas en la alimentación, tal como hacemos con la lechuga u otros vegetales pero además de esto deberíamos de hacernos todos la cura de la ortiga.

Esta cura se hace preferiblemente en primavera que es cuando la hoja de la ortiga está bien fresca y tierna. Es la época en la que extraeremos más jugo y también de un mayor valor nutritivo y medicinal.

Al igual que otras plantas medicinales que sirven para comer, la ortiga se puede preparar de diversas maneras:


Las hojas tiernas y los gajos se ponen en ensaladas con otras verduras y vegetales

Se pueden preparar cocidas y estofadas mezcladas con otras verduras o solas

En jugo fresco recién exprimido que es como aprovechamos al máximo todos sus ingredientes. Se toman entre 2 y 5 cucharadas de jugo fresco a cada hora, pero nunca con las comidas. También se puede tomar en ayunas diariamente, a razón de 2 tacitas pequeñas. En las noches también se puede tomar un poco de jugo de ortigas.

La tisana de ortiga

 
Una forma de tomarla es haciendo una tisana cruda. Para prepararla cortamos las hojas tiernas y si se desea también los gajos, la ponemos en remojo durante toda la noche. En la mañana siguiente la colamos y el líquido que se obtiene se toma bebiendo entre 2 y 5 cucharadas por cada hora.

Otra forma es elaborando la tisana de ortiga echando en agua hirviendo las hojas en fresco o en seco y dejando que repose tapado durante 10 minutos.

La ortiga en polvo es otra de las opciones y sirve para condimentar platos como las sopas u otros. Para elaborarla se desmenuzan las hojas bien secas de la ortiga y si se quiere obtener un polvo más fino entonces podemos usar un molinillo de lo que se usan para moler la pimienta.

No comments :

Post a Comment