Thursday, October 30, 2014

LOS BIORRITMOS

 
Si tienes dificultades para lograr dormir de manera placentera, puedo darte algunos consejos muy sencillos:
  • Respetar el ritmo de vigilia y sueño.
  • Haz ejercicio suave como,  nadar o dar un paseo, pero jamas los hagas inmediatamente antes de acostarte.
  • Cena de manera ligera y, como mínimo dos horas antes de irte a la cama.
  • Date un baño relajante antes de dormir.
  • Trata de dormir en una habitación ventilada, con calefacción ni muy frio ni muy acalorada.
Alimentación y Biorritmos:
La crono nutrición apoya el respetar los biorritmos (nuestro ritmo natural nos pide comer cada cuatro horas, por lo que no es conviene alargar mucho el tiempo entre las comidas) y a alimentarse de acuerdo con las enzimas que segrega en cada momento nuestro organismo.

Por la mañana, el cuerpo segrega unas enzimas que devoran los lípidos. Por por eso es recomendable tomar alimentos grasos;  volver a la tradicional tostada de pan con aceite de oliva virgen y algúnas rodajas de tomate.

A medio día intervienen las proteasas y amilasas. Las primeras se encargan de las proteínas, mientras que las segundas tratan el almidón y el azúcar. Por eso, es aconsejable comer proteínas vegetales y féculas. Además, la comida no debe ser muy abundante para no adormecernos, y es aconsejable dedicar toda la atención a los alimentos y no realizar ninguna actividad simultánea, a fin de no alterar  la producción de los ácidos necesarios para dirigir bien.

A media tarde es frecuente sentir el fatídico bajón de insulina que se traduce por unas fuertes ganas de tomar o comer algo dulce!!!!! Entonces es el momento de comer una onza de chocolate, una onza si deseamos adelgazar, en ese caso debemos suprimir los alimentos azucarados a partir de las cuatro de la tarde.
Por ultimo al final del día nuestro organismo se vuelve mucho más lento y segrega menos sustancias digestivas.Es aconsejable no comer después del anochecer.

Nuestros mejores momentos:
Podemos descubrir nuestros propios biorritmos apuntando, durante un mes, los datos sobre nuestras capacidades intelectuales y físicas: cuando  nos gusta leer, si nos va mejor el frio o el calor, a que hora hemos tenido una brillante idea, si nos hemos quedado medio dormidos o hemos tenido una discusión. Al final del mes elaboraremos una gráfica con los datos. Así, sabremos cuando estamos mas despejados o por el contrario, necesitamos descansar, y que momento del día es mejor para realizar un proyecto importante.

Por otro lado, en el caso de que trabajen de noche, deben procurar tener la mayor iluminación posible y por la mañana al contrario es decir, intentar dormir en una habitación lo mas oscura y tranquila posible para conseguir invertir los ritmos internos sin que estos se desequilibren y perturben nuestra salud.

La influencia de las estaciones:
Todo el universo se rige por ciclos naturales. Los seres vivos, incluyendo a los humanos, nos vemos  afectados por las estaciones del año.

  • Primavera: Renacemos con la naturaleza, estamos mas activos y vitales, la sexualidad crece en marzo y abril ( en setiembre y octubre para el hemisferio sur), y de febrero a marzo (agosto y setiembre para el sur), la dopamina un neurotransmisor que activa la creatividad, alcanza su punto mas alto.
  • Verano: Por la mañana nos sentimos mas activos a medio día, la productividad cae al mínimo y sube progresivamente hasta la noche. El mayor rendimiento intelectual coincide con la actividad mayor de la memoria: las últimas horas de la noche.
  • Otoño: Igual que la naturaleza se prepara para el invierno 
ahorrando energías, nuestros biorritmos languidecen, pero la actividad sexual masculina tiene su mayor apogeo, con tres horas punta: medianoche, ocho de la mañana y primeras horas de la mañana.
  • Invierno: Las temperaturas bajas son mejores para el intelecto, por lo que nuestros ritmos son muy elevados al empezar el día hasta llegar a la cumbre del medio día y empezar el descanso.
Ocho reglas que debes cumplir o tomar en cuenta:
Si queremos sentirnos mas llenos de energía y en armonía con nuestros ciclos vitales, debemos respetar nuestro reloj biológico y tener en cuenta las siguientes reglas:
  • Adaptar nuestro estilo de vida a los ritmos de la naturaleza: vivir durante el día y dormir durante la noche.
  • Adoptar horarios regulares para nuestras actividades, haciendo una excepción los fines de semana.
  • Levantarnos al amanecer y acostarnos al anochecer.
  • Dormir siempre el mismo número de horas al día, preferiblemente ocho.
  • Hacer las comidas a las mismas horas y en cantidades similares.
  • Establecer horarios habituales para cada actividad: trabajo, descanso, comida, ocio, ejercicio.
  • Acostumbrar al cuerpo a realizar las necesidades fisiológicas a unas horas concretas.
  • Prepararnos para cada cambio de estación, a fin de que nuestro cuerpo no se encuentre alterado por bruscos desfases de horarios.
 
Fuente:  http://www.logicaecologica.es/2014/10/30/los-biorritmos/

No comments :

Post a Comment