SeedingUp | Digital Content Marketing Mi Texto TU SALUD

Search This Blog

Loading...

Sunday, October 19, 2014

¿Podemos ser más inteligentes?

 
Como todas las preguntas con el poder de obsesionarnos, “¿podemos ser más inteligentes?” es en sí misma ambigua (¿individuos más inteligentes? ¿organizaciones? ¿qué quiere decir exactamente ser más inteligente?), pero la siento clara y urgente. Parafraseando a Wittgenstein, los límites de nuestra mente son los límites de nuestro mundo.

 y hay un sentido muy definido en el que ser significativamente más inteligente aumentaría la riqueza de nuestros mundos subjetivos de una manera que no reemplaza pero tampoco puede ser reemplazada por riqueza o conocimiento.

Esto no quiere decir que la inteligencia carezca de ventajas prácticas. Siendo todo lo demás equivalente, por supuesto, la inteligencia es útil para cualquier persona, tal vez más cuanto más compleja tecnológicamente se vuelve nuestra sociedad. Y como especie nos enfrentamos a problemas que parecen empujar los límites de nuestro cerebro, incluso vinculados a través de redes de investigación científica y aumentados con nuestras mejores computadoras. 

La construcción de mejores fuentes de energía, entender el envejecimiento y las enfermedades crónicas, la reconstrucción y administración de sistemas biológicos y climáticos, incluso la comprensión de nuestras propias mentes — estas son todas cuestiones que mejorarían nuestras vidas inconmensurablemente, o cuya falta de solución puede llevar al fin de nuestra civilización. En todas estamos logrando progresos, pero con la siempre presente conciencia de que estamos trabajando en los límites de nuestras capacidades intelectuales colectivas. 

¿Cuánto más rápido y mejor podríamos resolver estos problemas con capacidades individuales o colectivas aumentadas?

Pero esta es la justificación económica, y hasta cierto punto la justificación moral (¿tenemos el derecho de no hacer lo necesario para ser capaces de entender y solucionar problemas de los que dependen el bienestar sino la supervivencia de miles de millones de personas durante los próximos siglos?). La justificación personal es más primaria: la emoción del descubrimiento, no de un hecho nuevo, sino de todo un mundo nuevo.

¿Podemos ser más inteligentes? ¿No como una posibilidad abstracta, sino como un reto a nuestras capacidades tecnológicas contemporáneas?

A nivel individual, creo que todavía no tenemos la necesaria comprensión de la biología y cognición humanas. Los nootrópicos conocidos  (“píldoras de inteligencia”) así como la aplicación localizada transcraneal de corrientes eléctricas y campos magnéticos tienen efectos mensurables pero leves — en muchos aspectos todavía no hemos mejorado a la cafeína y la nicotina —, no tenemos más que hipótesis vagas de los detalles cómo el cerebro codifica y elabora pensamientos, y aunque usamos rutinariamente software que nos permiten hacer cosas que antes eran imposibles, más allá de la capacidad de procesar datos masivos en bruto, nuestro rendimiento global sigue siendo (en este contexto) deprimentemente humano.

Para los grupos la situación es diferente. Las matemáticas de la toma de decisiones y el procesamiento de información son enormemente poderosas, y su integración en el funcionamiento interno de un grupo a través de procesos y software es más factible que su integración en el funcionamiento interno de una mente individual.

Y sin embargo prácticamente ningún grupo llega al nivel de capacidades cognitivas colectivas de una comunidad científica (una tecnología de pensamiento colectivo que conocemos desde hace siglos), y mucho menos a los niveles que sabemos posibles. Incluso organizaciones dedicadas explícitamente al análisis y procesamiento de información, como las agencias de inteligencia, cometen errores colectivos enormes con altísima frecuencia.

Afirmamos que vivimos en una “Economía del Conocimiento”, pero en la práctica invertimos muy poco en hacer a nuestros individuos y grupos más inteligentes, e invertimos aún menos en investigar mejores maneras de hacerlo. La poca investigación en formas de aumentar la inteligencia individual, creo, refleja el hecho de que nuestras instituciones y reglas médicas y científicas fueron codificadas en una época en la que, simplificando, la mortalidad infantil y las enfermedades infecciosas eran amenazas al funcionamiento social en su conjunto, mientras que la vejez y niveles de inteligencia “naturales” no lo eran. En ese sentido, podemos hablar (y más que agradecidamente) de un éxito bastante general en esas áreas, pero ahora enfrentamos nuevos problemas, para los que esta medicina (no como corpus científico sino como grupo de instituciones) no es la adecuada.

A nivel de la inteligencia grupal la razón puede ser todavía más simple: un grupo colectiva y operativamente más inteligente que sus individuos es un grupo en el que los beneficios de una posición de poder están severamente limitados. Puede ser más eficiente en su conjunto, y proveer mayores beneficios a sus miembros o incluso a la sociedad de la que es parte, pero la lógica personal de cualquier individuo en posición de poder es la de mantener cualquier nivel de discrecionalidad que tenga.
Es un pensamiento inquietante, pero no carece de esperanza. Podríamos estar haciendo (más) cosas extraordinarias, y tenemos las herramientas para hacerlo — sólo tenemos que decidirlo.

Marcelo Rinesi.

COMO SALIR DE MOMENTOS DE ANGUSTIA

 

Cuando tengas una preocupación, una angustia o te encuentres ansioso e inquieto, triste o con tendencia a la desesperación y a la depresión, puedes hacer este ejercicio, que te ayudará a  tranquilizarte, a encontrar soluciones y paz interior. Prepárate como para meditar. 

Pies descalzos, luz tenue, silencio, algo de incienso u otro aroma suave, música para relajación o meditación. Relájate y concéntrate en tu respiración. 

Visualiza  luz naranja  partiendo desde tu corazón y rodeándote. Coloca tus manos sobre tu corazón y con las palmas hacia arriba.

 Respira suave y calmadamente, repite mental y suavemente:  PAZ...PAZ...PAZ...  Repítelo muchas veces, tantas como tú quieras, siempre en múltiplos de tres y visualizando la luz naranja brillante a tu alrededor y desde tu corazón. Respira profundamente, al soltar el aire, deja que con él salgan tus preocupaciones o enojos y vayan a fundirse en la luz que te rodea, observa como se disuelven al entrar en contacto con ella. 

Ahora inhala, siente como la luz entra profundamente en ti, reemplazando las cargas negativas de que te has desprendido. Repítelo varias veces. Cuando ya te sientas en calma y en paz, retoma tu nivel de conciencia.

¿Hallada la cura contra la diabetes?

 

Un grupo de científicos británicos logra un gran avance en la búsqueda del tratamiento de diabetes, al encontrar un método que permite convertir las células madre en otras que producen y segregan insulina.
 
Tras 15 años de estudios e experimentos, científicos de la Universidad de Harvard, liderados por el profesor Doug Melton, han elaborado una técnica innovadora que, con la ayuda de una mezcla de químicos, permite transformar las células madre embrionarias en células beta funcionales.

"Aunque había estudios previos de otros laboratorios en los que se usaban células madre para producir células beta, ningún otro grupo había producido células beta maduras que se pudieran inyectar en los pacientes. Además, hemos logrado que estas produzcan insulina", afirmó Melton en una entrevista a 'The Guardian'.
 
La técnica fue ensayada en ratones que padecían de diabetes tipo 1. Los científicos han comprobado que las células beta que se obtuvieron en el laboratorio podían producir insulina y controlar los niveles de azúcar en la sangre de los ratones por varios meses. Ahora el grupo colabora con sus colegas de Chicago introduciendo las células en los monos. 
 
"Podemos curar su diabetes [de ratones] de inmediato , en menos de diez días", explicó Melton al diario 'NPR'. "Este hallazgo proporciona un tipo de fuente de células sin precedentes que podría utilizarse en la terapia de trasplante de células en la diabetes".
 
Uno de los problemas del estudio consiste en que una vez las células beta se inyectan en un ser humano, se enfrentarán a un ataque del sistema inmunológico que las destruirá. Por eso, los científicos subrayan que necesitan a continuar la investigación para solucionar este tipo de inconvenientes y convertir este método en una cura efectiva. 

Mente. Trucos mentales para dormir bien

 

Para algunas personas, lograr conciliar el sueño es tan fácil como poner la cabeza en la almohada. Otros se toman más tiempo y pueden necesitar un poco de ayuda. 

Afortunadamente, unos trucos mentales pueden ayudarte a conciliar el sueño de forma rápida e incluso también pueden mejorar la calidad de tu descanso. Estos trucos pueden ser unas muy útiles herramientas y requieren un poco de práctica para lograr dominarlos.

Estas son las instrucciones:

 1.- Prepara tu cuerpo y tu lugar de descanso
Evita los estimulantes como el café y el té antes de acostarte, ya que pueden chocar con la capacidad de tu cuerpo para ayudarte a conciliar el sueño. Oscurece la habitación todo lo que puedas, ya que la luz puede afectar la capacidad del cuerpo para preparar y disfrutar del merecido y adecuado descanso. Cierra todas las puertas y si puedes, pon cortinas en todas las ventanas de la habitación. Usa un reloj de alarma que no emita ninguna luz por la noche. Muchos relojes tienen una configuración que les permite atenuar el brillo de la pantalla.

2. - Respira profundamente y despeja la mente
Prepara tu mente para el sueño respirando de forma que inhales profundamente por la nariz y exhalando por la boca. Trata de vaciar la mente de pensamientos y relaja tus músculos. Si los pensamientos fluyen tal y como respiras, reconócelos y sigue adelante. Esta es una forma de meditación que relajará tu cuerpo y tu mente.
 Mente. Trucos mentales para dormir bien 
Mente. Trucos mentales para dormir bien
3.- Utiliza el alfabeto
Elige un tema, como los países o tipos de alimentos y trata de pensar en un elemento de ese tema para cada letra del alfabeto. Por ejemplo, si eliges los países, es posible pensar en "A", Australia, "B", Barbados y así sucesivamente. Si pasas por todo el alfabeto y no te has quedado dormido, siempre puedes empezar de nuevo con otro tema.

4. - Imagínate en un lugar tranquilo
Una vez que estás tranquilo y respiras lentamente, posiciónate mentalmente en algún lugar tranquilo y pacífico como una playa desierta o en un frondoso bosque y tranquilo. Visualízate relajado y disfrutando allí de tu tiempo. Si te surgen otros pensamientos durante este ejercicio, reconócelos y vuelve a tu visión serena. Continúa con tu respiración profunda mientras lo haces.
 Mente. Trucos mentales para dormir bienMente. Trucos mentales para dormir bien
5.- Visualiza en orden cronológico lo que realizaste durante el día

Mente. Trucos mentales para dormir bien
Reproduce en tu mente como si vieres una película lo que hiciste durante el día desde el momento en que te despertaste hasta que te fuiste a la cama. Trata de capturar la mayor cantidad de detalles posibles, pero no te quedes pensando en algo que te moleste o te preocupe, ya que esto hará que te sea más difícil conciliar el sueño. Si terminas comprobando todo el día y no te has dormido, comprueba los días anteriores.

Ejercicios para tortícolis y dolores cervicales

 

A veces nos ocurre que nos coge un intenso dolor en el cuello que nos bloquea en una posición y no podemos movernos de esa posición porque sino duele. 

Puedes aliviar este dolor sin tener que recurrir a los analgésicos. Sólo necesitas realizar algunos ejercicios que no te llevarán mucho tiempo al día. 
 Ejercicios mientras estás sentado.
  • Siéntate en una silla cómoda que deje tu espalda recta. 
Entrelaza los dedos detrás de la cabeza.
Ejerce una ligera presión con las manos llevando tu cabeza hacia abajo.
Mantenlo así 10 segundos.
Deja de hacer presión y reincorpora tu cabeza.
Repite el ejercicio diez veces .
Este ejercicio es bueno para los músculos de la zona trasera del cuello.
  • Manteniendo la espalda recta tira el cuello hacia atrás y realiza un movimiento circulatorio. Puedes hacerlo varias veces y en los dos sentidos, es decir, 5 hacia la derecha y 5 hacia hacia la izquierda alternado derecha e izquierda. 
  • Por último, un ejercicio muy simple.  También con la espalda recta inclina la cabeza primero hacia una lado y luego hacia el otro. Intenta llegar hasta lo máximo que puedas pero sin tener que forzar el cuello. De forma natural. 

Estos dos últimos ejercicios te ayudarán con los músculos laterales del cuello.

Ejercicios estando de pie.

  • El primer ejercicio sirve los músculos laterales de para los músculos laterales del cuello.

Con la manos derecha coge el lado izquierdo de la cara pasando por encima de la cabeza.
Realiza una ligera presión para llevar la cabeza hacia el hombro del brazo que has levantado. Así ayudas a relajar los músculos.
Realiza el mismo ejercicio con el otro lado.
Debes mantener la posición de 5 a 6 segundos.
Repite el movimiento 12 veces para cada lado.
  • En el siguiente ejercicio debes mantener la espalda bien recta. Mueve la barbilla primero hacia dentro y luego hacia fuera.
Es un movimiento parecido al que hacen las gallinas.

Tienes que tratar de llegar al máximo de lo que te permita hacer el movimiento pero sin forzarlo. Como antes.

Si tienes las vértebras chafadas este ejercicio te irá muy bien. Y también para corregir malas posturas.

Ejercicios estando tumbado.
  • Túmbate sobre tu espalda usando una colchoneta de gimnasio para que no duela. Pero no utilices una base muy blanda porque es peor.  
Coloca una almohada con forma cilíndrica detrás de tu cuello y relájate en esa posición durante cinco minutos.
Ahora empieza a realizar el ejercicio estirando el cuello y realizando una presión en sentido inverso con la mano. Con este ejercicio lograrás descargar el peso de las vértebras del cuello.

Aviso: No fuerces nunca los movimientos del cuello. En los momentos que debes ejercer presión nota esta presión pero sin forzar.

Te recomiendo que visites a un médico ortopédico si tienes dolores constantes.