Monday, March 2, 2015

Cómo hacer un aceite aromático de naranja


Siempre va bien tener en casa un aceite de naranja a mano. 

Le podemos atribuir numerosos usos, desde medicinales, cosméticos, para aromatizar nuestras recetas de cocina, licores e incluso para elaborar nuestros propios ambientadores.

En el caso de las naranjas, al igual que en el resto de cítricos, la mayor concentración de propiedades y aceites esenciales las encontramos en sus cáscaras, Por ello, como ya he dicho en alguna ocasión, no tiréis nunca las cáscaras de los cítricos, limpiarlas y dejarlas secar, ya veréis que acabaréis dándoles infinidad de usos.

Antes de continuar, quisiera remarcar por la confusión que hay que el aceite que vamos a hacer es un oleato, para nada se trata de una extracción de aceites esenciales ya que el método de extracción de aceites esenciales en cítricos se hace por extracción en frío. Aún así, con este método conseguiremos captar las propiedades beneficiosas de las naranjas, aunque nunca tendrán la alta concentración de un aceite esencial de naranja.


¿Qué propiedades tendrá nuestro aceite de naranja?


Antiinflamatorio: el aceite de naranja es un buen antiinflamatorio tanto por vía interna, como externa. Reduce la inflamación y  el dolor.

Antiséptico: desinfecta e impide el crecimiento de microorganismos infecciosos.

Antiespasmódico: el aceite de naranja relaja los espasmos musculares y nerviosos.

Antidepresivo: es un aceite optimista, muy utilizado en aromaterapia por su capacidad de cambiar el ánimo haciéndonos sentir más relajados, animados y felices. De la misma manera ayuda a conciliar el sueño y a calmar la ansiedad.

Carminativo: el aceite de naranja relaja los músculos abdominales ayudando a eliminar los molestos gases. También favorece la digestión.

Colesterol: este aceite nos ayudará a reducir el colesterol y a proteger nuestro corazón.

Diurético: colabora en la eliminación de toxinas del organismo y favorece la eliminación de líquidos, la cual cosa lo hace útil en casos de retención de líquidos.

Tónico: aumenta las defensas a la vez que proporciona energía y vitalidad a nuestro cuerpo.

Afrodisíaco: Sí, también interviene en el amor, el aceite de naranja es un afrodisiaco leve que podemos utilizar también en casos de pérdida de la líbido, problemas de erección, etc..

Piel: sus propiedades antioxidantes hacen que este aceite sea un buen antiaging. La naranja es astringente por lo que puede aportar excelentes resultados en pieles grasas.

cascara-naranja


Ingredientes:


Las cáscaras de una naranja

150 ml de aceite de oliva

Un frasco de cristal

Elaboración:


Empezamos quitando con un cuchillo la parte blanca de la cáscara de la naranja para que no amargue nuestro aceite, quedándonos con la parte naranja de la cáscara.

Para acabar de quitar ese sabor amargo, ponemos las cáscaras en agua caliente y las dejamos reposar un minuto.

Ponemos el aceite de oliva en el frasco de vidrio y agregamos las cáscaras de naranja.

Cerramos el frasco con un poco de papel film para impedir que los principios activos se nos escapen con los vapores.

Lo ponemos al baño maría para que se infusione durante unas 2h30.

Pasado este tiempo, retiramos del fuego y lo dejamos reposar, sin retirar el papel film, durante 24 horas.

Pasadas las 24 horas ya podemos filtrar, envasar y utilizar para lo que queramos.


Fuente: https://silvanature.wordpress.com

No comments :

Post a Comment