Friday, March 6, 2015

5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías


En Supercurioso te hablamos una vez del caso de 3 personas que fueron lobotomizadas, un tratamiento médico terrible que además se realizó por motivos y supuestas enfermedades mentales que ni si quiera padecían.
 Trastornos mentales, algo absolutamente común
Los trastornos mentales son mucho más frecuente de lo que creemos, hasta el punto que la OMS asegura que, por ejemplo, la depresión (uno de estos trastornos) afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. Prácticamente nadie está exento de poder sufrir un episodio de estos desórdenes y es por eso que se deben normalizar y conocer.
Para empezar, podríamos descubrir 5 personajes históricos que sufrieron algún trastorno mental y que, no obstante, no les impidió seguir con su cometido y, en algunos casos, realizar grandes proezas. ¿Quieres conocerlos?
1. Abraham Lincoln
El 16º presidente de los Estados Unidos. Un personaje admirado por muchos y al que siempre se le achacó lo que en la época denominaban “tendencia a la melancolía“.
 5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías
Abraham Lincoln, a pesar de transmitir una imagen de fortaleza, padecía cada cierto tiempo periodos de depresión que le dejaban muy débil, llevándolo incluso a tener pensamientos suicidas. No obstante, aseguran que esta misma enfermedad es la que le llevó a contar con ese afán de superación y esa voluntad de hierro que le caracterizaría hasta el fin de sus días.
2. Howard Hughes
Un genio de la aviación y de los negocios en general que no pudo evitar, sin embargo, sufrir lo que se conoce como misofobia, un miedo atroz a los gérmenes y las bacterias.
 5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías
Esta fobia desencadenó en un TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) que se manifestaba en manías tales como pedir a sus trabajadores que llevasen siempre las manos cubiertas cuando le sirvieran comida, a dormir únicamente en lugares absolutamente impolutos (descontaminados) y oscuros y a llevar paquetes de pañuelos de papel en los pies para evitar ensuciárselos. ¿Sabías que Hughes padecía este trastorno?
3. Ludwig Van Beethoven
Beethoven, un personaje fascinante y un compositor inigualable, a quién los expertos diagnostican un posible desorden bipolar. ¿Por qué? El hecho de que durante su prodigiosa infancia fuera apalizado y explotado por su padre no sólo pudo provocarle su posterior sordera, sino que pudo alterar la estabilidad mental de Ludwig.
 5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías
Éste pasaba de periodos de intensísima creatividad y energía para al momento siguiente estar realmente deprimido y pasar a recluirse, para sufrir su personal calvario en soledad. Como muchas otras personas que sufrían este trastorno en su tiempo, intentaba pasar estas temporadas a base de alcohol y opio. No obstante, cabe destacar que este trastorno no fue un impedimento a la hora de desarrollar su brillante carrera y pasión.
4. Isaac Newton
La mente. El pensador que consiguió develar tantos enigmas y que, no obstante, los expertos son incapaces de determinar qué trastorno mental padecía en mayor medida, ya que era muchos los que lo aquejaban. Padecía brotes psicóticos a menudo y, tras el estudio de delirantes textos de su puño y letra, también se le ha diagnosticado un posible trastorno bipolar y esquizofrenia.
5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías
Detalle de retrato de Isaac Newton por Godfrey Kneller (1689)
Padeciese lo que padeciese, los descubrimientos y reflexiones de este genio marcaron un antes y un después en la historia de la humanidad.
5. Winston Churchill
El emblemático Primer Ministro de Gran Bretaña decía estar en una lucha constante con su “perro negro“. Esta oscura criatura no representaba ninguno de sus oponentes bélicos, sino la depresión.
 5 figuras históricas cuyos trastornos mentales desconocías
Igual que Lincoln, los expertos aseguran que este trastorno fue clave para desarrollar la determinación que lo llevaría a dirigir un país con firmeza hasta conseguir sus metas, dejando de lado sus padecimientos personales. Cabe destacar que Churchill también intentaba, como era común en la época, superar sus peores crisis con alcohol.
Si te ha interesado este artículo, puede que quieras conocer el caso del gato Bob que salvó a su amo de una situación personal terrible.

No comments :

Post a Comment