Thursday, January 15, 2015

Los mamogramas (mamografías) causan cáncer de mama, alternativas y prevención natural


Un mamograma (examen de mamografía) es una imagen tomada con rayos X (radiografía) que se usa para detectar y evaluar cambios en los senos. 

Como todos los rayos X, los mamogramas utilizan dosis de radiación ionizante para crear esta imagen. Radiólogos luego analizan la imagen para detectar cualquier crecimiento anormal. A pesar de las mejoras e innovaciones contínuas, la mamografía ha ganado gran oposición en la comunidad médica debido a un margen de error que aún es alto [1] y la cantidad de radiación dañina utilizada en el procedimiento. 

La efectividad de los mamogramas es un mito. No hay evidencia confiable que indique que la detección de cáncer de mama reduce la mortalidad [2]. Es decir, la detección de cáncer de mama por medio de la mamografía, no reduce el número de personas que mueren por cáncer de mama. Si las mujeres optan por la mamografía, deben entender que el riesgo de morir en los años próximos no va reducir, al contrario, las mamografías pueden aumentar la incidencia de cáncer de mama hasta en un 60%, la detención sólo conlleva a tratamiento más agresivo [2]. 

Estadísticas del cáncer de mama en USA Veamos algunas estadísticas del cáncer de mama para tener una mejor idea sobre la gravedad del tema que estamos tratando [3]. 

Alrededor de 1 de 8 mujeres en USA (~12%), desarrollará cáncer de mama invasivo en el transcurso de su vida. En el 2014, un estimado de 232,670 casos nuevos de cáncer de mama invasivo serán diagnosticados en mujeres en USA, junto con 62,570 casos nuevos de cáncer de mama no-invasivo. Alrededor de 2,360 casos de cáncer de mama invasivo serán diagnosticados en hombres en el 2014. El riesgo de por vida de cáncer de mama en los hombres es alrededor de 1 de 1,000. Para las mujeres en USA, la tasa de muerte a causa del cáncer de mama es más alta que cualquier otro cáncer, a excepción del cáncer en los pulmones. Aparte del cáncer de piel, el cáncer de mama es el más diagnosticado entre las mujeres americanas. ~30% de todos los cánceres en mujeres son de mama. 

En el 2014, hubieron más de 2.8 millones de mujeres con un historial de cáncer de mama en USA, esto incluye las que están siendo tratadas y las que ya fueron tratadas. Alrededor del 85% de los cáncer de mama, ocurren en mujeres que no tienen historial familiar de cáncer de mama. Radicado por mutaciones genéticas que ocurren por el estilo de vida y el envejecimiento, en vez de mutaciones heredadas. Las mamografías no ayudan, hieren a las mujeres Ya mencionamos que las mamografías no reducen la tasa de mortalidad del cáncer de mama. Un estudio canadiense de 90,000 mujeres de 40 a 59 años de edad que duró 25 años, llegó a esta conclusión [4]. Este estudio comparó mujeres que llevaban a cabo su propia examinacion del seno con mujeres que se examinaban regularmente con mamogramas o eran examinadas por enfermeras entrenadas. 

El número de mujeres asignadas aleatoriamente a cada grupo, era más o menos el mismo, 45,000 mujeres. En el grupo de la mamografía hubo un pequeño aumento en el diagnóstico de cáncer de mama — 3,250 vs 3,133, pero el número de mujeres en cada grupo, que al final murió de cáncer de mama fue prácticamente idéntico. Para empeorar la situación, existe el problema de sobre-diagnóstico y el exceso de intervención. Alrededor de 1 de cada 5 cánceres detectado y tratado, no habría amenazado la salud de las mujeres y no requería ningún tipo de tratamiento como la cirugía, la quimioterapia y la radiación. 

Un estudio del 2009, llevado a cabo por la RSNA (Radiological Society of North America) concluye que dosis bajas de radiación proveniente de la mamografía anual aumenta significativamente los riesgos de cáncer de mama en mujeres con una predisposición genética o familiar al cáncer de mama. El estudio revela que mientras más joven la mujer, más alto el riesgo. Mujeres con alto riesgo menores de 20 años de edad o expuestas a 5 ó más mamogramas, eran 2.5 veces más propensas a desarrollar cáncer de mama comparado con aquellas no expuestas a los bajos niveles de radiación [5]. 

Esto es preocupante ya que las mujeres con una predisposición más alta al cáncer de mama, son regularmente empujadas a comenzar los mamogramas a una edad más temprana, lo que quiere decir que estarán expuestas a más radiación y por más años comparado con mujeres que no tienen cáncer de mama en su árbol familiar. En un análisis de más de 229,000 mujeres por el “Norwegian Institute of Public Health”, los investigadores se sorprendieron al encontrar que la incidencia de cáncer de mama invasivo era 22% más alta en el grupo examinado regularmente con mamogramas. De hecho, este grupo tenía más probabilidades de tener cáncer de mama en todas las edades.[6] 

En el 2011, el “Nordic Cochrane Centre”, produjo un folleto que detallaba los beneficios y los daños de las mamografías y llegaron a la conclusión de que las mamografías causan más daño que bien! [7] Para resumir, ésto era lo que decía del reporte: Si 2,000 mujeres eran examinadas regularmente con mamogramas por un período de 10 años: Una se beneficiará y evitará morir de cáncer de mama. 200 mujeres recibirán falsos positivos (un diagnostico positivo sin tener la enfermedad). 10 mujeres serán, innecesariamente, tratadas con cirugía, radioterapia y/o quimioterapia, aumentando sus riesgos de morir de problemas de corazón y hasta de cáncer. En otro estudio, realizado por el “New England Journal of Medicine”, se analizó más de 30 años de información sobre las mamografías y se encontró que alrededor de 1,500,000 mujeres han sido tratadas (cirugía, radiación, chemo, etc.) sin necesidad contra cánceres que no eran dañinos o que técnicamente no existían [8]. 

Riesgo de la radiación La radiación causa cáncer. Así que es poco astuto como prevención al cáncer, irradiar los senos con radiación (mamografías/rayos X). Según muchos expertos, la incidencia de cáncer de mama aumenta en un 1% por cada unidad rad (dosis de radiación absorbida). Solo diez mamogramas aumentan este riesgo a 20%. Aún peor, la dosis de rad que se exponían las mujeres hace unas décadas era de 5-10 rad por cada mamograma [9]. Dr. John W. Gofman, una autoridad en el área de los efectos de salud de la radiación ionizante, estima que el 75% de cáncer de mama podría prevenirse evitando o minimizando la exposición a la radiación ionizante. 

Esto incluye las mamografías, rayos X y otras fuentes médicas y dentales [10]. Alternativa —Termografía La termografía es una técnica que permite calcular la temperatura de un objeto a distancia basado en la lectura de emisiones de calor infrarrojo. Al nuestras células corporales realizar sus actividades del día a día, emiten calor. Los tumores cancerosos tienden a emitir más calor que las células saludables; o sea, los tumores son más caliente. Utilizando la información sobre las emisiones diferentes de calor, la termografía es capaz de producir imágenes que permiten conocer el estado funcional de un área específica del cuerpo, en este caso los senos. La mujer a ser examinada, se para a unos pies de distancia de la máquina, con el pecho desnudo y en unos minutos la imagen está lista. 

Los resultados están listos y disponibles instantáneamente en el monitor para ser analizados. Ventajas de la termografía sobre la mamografía La mujer no tiene que sufrir. Comprimir y manipular los senos con gran fuerza puede causar que un tumor se extienda. También es bastante doloroso, incómodo, y en algunos casos vergonzoso, para la mujer aguantar este proceso. Como la termografía no ejerce ninguna presión en los senos, no aumenta la probabilidad de cáncer ni produce las molestias ya mencionadas. No produce radiación y puede detectar un tumor hasta 5 años antes que un mamograma. La exactitud de la termografía no se ve afectada por la densidad del tejido mamario, a diferencia de las mamografías, que se vuelven menos precisas con el tejido mamario más denso. La termografía también es buena porque sabemos que los tumores son calientes, mientras que las lesiones benignas tienden a ser frías. 

Más asequible que la mamografía y no requiere el estrés ni la ansiedad de un mamograma. Prevención natural del cáncer de mama Es mejor prevenir que lamentar y esto aplica al cáncer de mama como a todas las demás enfermedades. Examinarse para detectar un cáncer no es prevención, y el énfasis debe dirigirse a la prevención y no a la detección. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a mantenerte libre de cáncer. 

Evita el azúcar: El exceso de azúcar es perjudicial para la salud de muchas formas diferentes y promueve el cáncer. Vitamina D: La vitamina D reduce el riesgo de cáncer en un 77% [11]. 

La luz solar es la mejor fuente de vitamina D. Vitamina A natural: La vitamina A ayuda a combatir el cáncer de mama [12]. 

Masaje del pecho linfático: Puede mejorar la habilidad natural del cuerpo de eliminar toxinas cancerosas. 

Evita la carne a la parrilla o al carbón: Estas están conectadas a un riesgo aumentado de cáncer de mama. 

Mejora tu sensibilidad a la insulina: La mejor forma de lograr esto es haciendo ejercicios y evitando el azúcar y granos. Maten un peso adecuado: 

Elimina la grasa extra de tu cuerpo. El exceso de grasa produce estrógenos. Bebe zumos de vegetales verdes: Bebe zumos de vegetales verdes todos los días. 

Consume ácidos grasos Omega 3: La deficiencia de Omega 3 es un factor común fundamental para el cáncer. 

Cúrcuma Longa: Curcumina es el ingrediente activo en la cúrcuma (turmeric). Ayuda en la prevención de la metástasis del cáncer de mama [13]. 

Evita el alcohol: Si no puedes o quieres eliminarlo por completo, limítalo a una bebida por día. 

Amamantar: Amamanta por un mínimo de 6 meses. Estudios demuestran que amamantar puede reducir el riesgo de cáncer de mama. 

Evita sostenes con varillas: Los sostenes con varillas metálicas pueden aumentar tu riesgo de cáncer de mama [14]. 

Evita los campos electromagnéticos: Los aparatos electrónicos producen campos electromagnéticos, estos pueden dañar tu salud y aumentar el riesgo de cáncer de mama. 

Mantén el teléfono portátil lejos del seno, muchas mujeres lo cargan en los senos. Lee sobre Earthing/Grounding, que es la mejor forma de combatir los campos electro magnéticos. Evita el BPA, ftalatos y otros xenoestrógenos: 

Estos compuestos son parecidos a las hormonas y se encuentra en los productos de plástico y en la espuma de poliestireno, estos están conectados a un riesgo aumentado de cáncer de mama y muchas otras enfermedades. 

Yodo: El yodo tiene propiedades anti-cancerígenas y hay pruebas que relacionan la deficiencia de yodo con el cáncer de mama. Evite la terapia de reemplazo de hormonas sintéticas: Un estudio revela la reducción de cáncer de mama en conjunto con la reducción del uso de la terapia de reemplazo de hormonas sintéticas [15]. Usa la terapia de reemplazo de hormonas bioidénticas como alternativa, la cual emplea hormonas molecularmente idénticas a las que tu cuerpo produce y no causan problemas en tu sistema. Evita las píldoras anticonceptivas: Compuesta por hormonas sintéticas, estas están relacionadas con el cáncer de cuello uterino y de mama. Lee todos los puntos de vista e infórmate sobre el tema. 

Esta será una de tus mejores herramientas en contra del cáncer de mama, otros cánceres y enfermedades degenerativas. Conclusión El Doctor Timothy Wilt, un miembro de la “U.S. Preventive Services Task Force” recomienda que sólo las mujeres mayores de 50 años se examinen con mamogramas, una vez cada dos años. Y hace mucho énfasis en que las mujeres con menos de 50 años, nunca deben recibir mamogramas. Haz to propia investigación y considera bien los beneficios y daños de las mamografías antes de someterte a ellas.

Fuente: http://www.saludcasera.com/cancer/mamogramas-mamografias-cancer-mama-termografia/

1 comment :

  1. Y los doctores perversos que nos mandan y nos mandan a mamografías cada año y en lugar de ayudarnos nos matan...y como prevenirnos de campos electromagnéticos si el mundo es un solo campo electromagnetico?????

    ReplyDelete