Monday, January 26, 2015

Consejos para Cuidar y Evitar la Caida del Cabello


La caída del pelo, que los médicos designan con el algo chocante nombre de alopecia, es consecuencia de varias enfermedades del cuero cabelludo, pero también puede estar relacionada con afecciones generales benignas. 

En todos los casos se puede, con un tratamiento sencillo, devolver el vigor a las raíces y la abundancia al pelo. Sin embargo, antes de pasar a las curas propiamente dichas, veamos primero cómo se ha de cuidar normalmente el pelo, y, en este caso, nada como la saponaria que, al contrario de los champúes comerciales, demasiado detergentes, no perjudica ni el cuero cabelludo ni el pelo.

 

Se echa, en 0,5 l de agua, 100 g de saponaria. Se deja hervir durante 5 minutos y seguidamente se cuela. Se enjabona enérgicamente la cabeza con dicho líquido aún tibio, y luego se aclara con una infusión de manzanilla cuando se es rubio, o con una infusión de puerros en los demás casos. Un aclarado con una infusión a base de centaura azul hace desaparecer el amarillento que afea el pelo blanco.

 

Semanalmente se hace una fricción con una loción protectora, elaborada poniendo a macerar, durante 21 días, y en 0,5 1 de alcohol de 90° mezclado con 0,5 1 de agua, 10 g de boj, 10 g de capuchina y 10 g de serpol. Esta loción revitaliza el pelo quebradizo o ahorquillado.

 

Para detener la caída del cabello, he aquí dos preparaciones, ambas de base de tuétano de buey, elemento que se puede adquirir fácilmente en una carnicería.

 

Se incorporan a 0,5 1 de aceite de almendras dulces, 20 g de corteza de canelo rallada, 15 g de clavos triturados y 20 g de tomillo cuidadosamente desmenuzado. Se agregan 30 g de tuétano de buey y se deja macerar durante 48 horas. Se fricciona el cuero cabelludo con 2 cucharadas soperas de dicha mezcla, 2 noches por semana, durante 1 mes. Se deja actuar el preparado hasta la mañana siguiente, protegiendo la cabeza con un gorro de baño.

 

Al día siguiente, se hace un champú con saponaria y seguidamente se fricciona el cráneo con una loción obtenida poniendo a macerar, durante 8 días, y en 0,5 1 de alcohol, 20 g de brotes de ortigas y 10 g de bardana.

 

La preparación siguiente, variante simplificada del tratamiento anterior, da, sin embargo, resultados sorprendentes:

 

Se amasan 50 g de tuétano de buey, a los que se incorporan, poco a poco, aceite de oliva hasta obtener una pasta que tenga la consistencia de una pomada. Antes de acostarse se frota concienzudamente el cuero cabelludo con dicha mezcla. Se conserva durante toda la noche, adoptando las mismas precauciones que en el caso anterior, y a la mañana siguiente se utiliza un champú y una loción idéntica a aquellos.

 

Fuente: ” Como curarse con las plantas”  Editorial Argos Vergara

No comments :

Post a Comment