Monday, September 22, 2014

¿Qué vine a hacer acá? ¿Estaré con problemas de Alzheimer?

 

(www.neomundo.com.ar / Especial: Columna de opinión de los doctores Roberto Schiefelbein y Alejandro Caride (*). La pregunta se le habrá cruzado más de una vez. "¿Tendré al "alemán" ese, cómo era que se llamaba? Uy, si ayer lo hablamos en la mesa de amigos y me acordaba del nombre... hasta hicimos chistes y hoy ni me acuerdo... La abuela tenía algo parecido, ¿no?
"¡¿Y cómo terminó la pobre?! La tuvimos que internar en ese geriátrico… Por dios, ¡voy por el mismo camino!
"Rápido, rápido. ¿Dónde está la libreta? Rápido, ¡un turno! ¡¿Qué digo turno?! 
¡Un sobreturno! ¡Urgente!

"Que sea de todo, menos eso. Prefiero un tumor, un derrame, pero la demencia... ¡JAMÁS! ¿Cuánto me queda? ¿Y mis hijos? ¿Qué les digo?"
Escúcheme, ¡esto es grave! Yo leí que la genética está muy involucrada, escuché en la televisión que tener familiares en primer grado con la enfermedad puede ser terrible, que los traumas de la infancia, que la depresión, que la HTA, la vasculopatía de un diabético no controlado, que el APO E, los últimos estudios de imágenes, que esto y aquello. Encima la edad es el factor más importante o por lo menos relacionado, y a decir verdad, ya no soy el más joven."
"Todo cierto, pero relativo."
"Relativo, ¿cómo es eso?"

CALMA Y REFLEXIÓN

"Cálmese, cálmese. Siéntese tranquilo y escuche. Todos estos factores son importantes y tiene mayor influencia que otros, por ello es importante mantenerlos controlados, pero basta con ello, y sobre todo: ¿son los que llevan indefectiblemente al Alzheimer? La respuesta es un gran NO."

¿CÓMO ES ESO? 

Bueno, déjeme explicarle: son todas estadísticas generales, hablan de grandes grupos poblacionales, pero no me hablan de Pedro, Pablo o María en particular. Podemos tener todos esos factores y aun no tener trastornos de memoria.
Entonces ¿de qué depende?
Depende de muchos factores, todos trabajando juntos en una gran ecuación cuyo final resolverá si sufrimos o no de enfermedades de la memoria irreversibles o no. 

Algunos de los nombrados son irreversibles, uno no puede cambiar sus genes y la fuente de la juventud esta aun lejos de descubrirse. Otros, aunque son reversibles son del pasado, y ya se cristalizaron. Pero hay otro grupo grande de factores que podemos empezar a poner en marcha a cualquier edad y con cualquier antecedente. Son éstos los que volcarán la balanza para el lado de la salud cognitiva.

¿CUÁLES SON?

1) Una buena hidratación de por lo menos litro y medio a dos por día: con la edad perdemos un poco el sentido de la sed, tomamos menos líquido.
Dejemos entonces siempre en los lugares de paso en la casa (el pasillo, la cocina, o donde más esté), una botella con agua, puede ser con hierbas, jugos, té, saborizadas, etc.) y cuando pasamos, le damos un trago, se tenga o no sed.
2) La comida: mucho se ha hablado de la comida mediterránea. Y creer o reventar, como diría mi abuela, algo de razón hay. Bajos contenido (no nulos, bajos) de azúcares y grasa, con fuerte contenido de fibras (verduras, frutas, chía, etc.) ayudan. Las grasas con omega-3 han demostrado ser beneficiosas.
3) Actividad física aeróbica (no competitiva): lo felicito si juega al tenis, futbol, squash, etc., pero lo verdaderamente importante para el tema son actividades de bajo gasto y continuo (caminata, jogging, natación, acquagym, gimnasia aeróbica, etc.)
Nuevas tendencias han demostrado con trabajos científicos correctamente realizados que ejercitaciones de mindfullness, meditación, yoga también ayudan.
Esto se debe a que el ejercicio libera las famosas endorfinas (sustancia que reducen el dolor, relajan la musculatura y son sedantes), pero también (y esto es más importante) se liberan factores tróficos que mantienen las uniones neuronales y aun más: las refuerzan.
4) Vida social: le voy a contar un secreto pero no lo divulgue: el ser humano es un animal de manada, su cerebro no ha variado en los últimos 2 (ahora dicen 3) millones de años.
Eso significa que vivimos en comunidad y la relación con el otro es un desafío constante que nos obliga a poner en función todas nuestras aptitudes cognitivas (la atención, la memoria, el lenguaje, la ordenación mental, etc.) y para colmo libera sustancias del placer (dopamina y otras) que nos permiten una realización plena.
Quien se mantiene encerrado entre cuatro paredes se viste con el ropaje de la depresión y la abre la puerta al Alzheimer.
SALGA. Con amigos, al cine, al teatro o solo a tomar un café de vez en cuando.
5) Controles clínicos periódicos: para mantener a raya la presión, el colesterol, el azúcar, revisar hígado y riñones. Si Ud. lleva a su coche a una revisión periódica, cada dos o tres años ¿por qué no va Ud.?
6) Actividad cognitiva con estimulación continua. Desde ya los famosos crucigramas y sodokus, pero ¿qué tal una partida de Burako o Rumy en grupo, las damas, ajedrez o bridge? O lectura.
Y si no, un curso. Si, escuchó bien: un curso. Los idiomas, mejor si estudiados en grupo, son grandes estimuladores cognitivos. O si le gusta el cine: vaya a un cineclub a discutir, si le gusta la historia, cursos de historia, de arte. De lo que sea. Importante que sea novedoso y un verdadero desafío para su cerebro.
7) Duerma las horas necesarias.
8) Mantenga regularidad en los horarios de comida y sueño
9) Sea optimista: estudios científicos han demostrado que aquel que ante una dificultad analiza todas las posibilidades y lo encara con optimismo, tiene mayor sobrevida y, de allí lo importante, mejor sobrevida que grupos negativistas.
El optimismo, créame, también es un hábito (y es barato). Viva a pleno.
BANDERAS ROJAS A TENER EN CUENTA:
a) Reciente pérdida de memoria que afecta el desenvolvimiento cotidiano (nótese que se hace hincapié en lo laboral)
b) Dificultad en tareas que le son familiares
c) Problemas para hallar las palabras correctas
d) Desorientación en tiempo y espacio
e) Pobreza o declinación del juicio
f) Problemas con el pensamiento abstracto
g) Pérdida de objetos en forma reiterada
h) Cambios en la conducta o en el humor
i) Cambios en la personalidad
j) Pérdida de iniciativa
Quejas cognitivas que no tienen mayor peso estadístico (PREDICTORES DE BENIGNIDAD, es decir, que NO representan señales de Alzheimer)
1. OLVIDAR NOMBRES
2. OLVIDAR CITAS
3. OLVIDAR RECADOS
4. OLVIDAR DONDE APOYA COSAS

(*) Expertos del Servicio de Neurología del Hospital Alemán de Buenos Aires).

Fuente:  https://es-us.noticias.yahoo.com/vine-ac%C3%A1-estar%C3%A9-problemas-alzheimer-111222099.html

No comments :

Post a Comment