Thursday, September 4, 2014

Jardines comestibles: una deliciosa alternativa


Parte de vivir en el mundo moderno es aprender a usar nuestros recursos y darle el mayor uso posible a lo que nos rodea. 

Cuando hablamos de ecología, el principio de hacer útil y verdes la mayoría de nuestros espacios es toda una necesidad. Por ello, ha surgido un nuevo movimiento: “los jardines comestibles”, una forma magnífica de crear producción local de comida y, al mismo tiempo, ayudar a mantener el medio ambiente sano.

Estos jardines combinan las flores silvestres con frutas, verduras y yerbas comestibles; haciendo del paisaje un elemento para ver y degustar. Dicho concepto nace de una rama de la ecología llamada ‘permacultura’, la cual se encarga del diseño y la ingeniería con fines ecológicos.

Los beneficios de dichos jardines son maravillosos. Uno de los puntos más importantes es cultivar productos en áreas que se beneficiaran de los mismos; reduciendo polución. De este modo, los alimentos no tendrán que viajar largas distancias para llegar a sus destinos.

Igualmente, quienes los cultivan pueden asegurarse que los alimentos no sean tratados con pesticidas o químicos; dándole a estos productos un valor nutricional más alto y menos contaminante.

Thinkstockphotos 
Atrévete a cultivar productos en distintas áreas d etu ciudad / Foto: Thinkstock

Además de todo lo anterior, los jardines comestibles ayudan a atraer insectos que hacen más eficaz la polinización de las flores, parte fundamental de mantener nuestro planeta sano.

Fresas, papas, tomates, naranjas, limones y perejil, por ejemplo, son algunos de los aspectos comestibles de estos jardines, los cuales se han vuelto muy populares en Europa y América; siendo hoteles, restaurantes y universidades los lugares que están aprovechando sus jardines para cultivar alimentos que terminarán en la mesa.

Thinkstockphotos 
Poco a poco, los jardines comestibles, cobran fama alrededor del mundo / Foto: Thinkstock

Lo maravilloso de este movimiento es que poco a poco se convierte en una revolución ecológica de la que tú puedes formar parte. ¿Cómo? Sembrando en tu casa, la escuela de tus hijos, la estación de policía ó la parada del autobús. 
En Internet y en las librerías encontrarás información sobre la construcción de estos jardines y la mejor forma de combinar frutas, verduras y plantas; según los climas.

No comments :

Post a Comment