Saturday, September 20, 2014

¿Eres deportista? Hay una cosa que no sabes y que no debes hacer nunca

 
Casi todos los deportistas y por supuesto los corredores, siempre hemos creído (erróneamente) que más es mejor; que hacer unos cuantos kilómetros de más de los que ya teníamos incluidos en el plan serían buenos para mejorar nuestro estado de forma; o que entrenar a mayor intensidad de la que tuviéramos señalada sería mejor para el rendimiento de nuestras piernas, obteniendo así, más resistencia y ritmo.

Como ya sabemos todos y hemos aprendido en ‘carnes propias’ el trabajo extra no solo no nos aporta más resistencia, ni mejores ritmos, sino que acumular más kilómetros de los planificados por nuestro entrenador, solo suman cansancio añadido a nuestras fatigadas piernas y nos reduce las posibilidades de obtener la marca deseada.

En la mente de muy pocos corredores esta acumulación extra podía ser el único factor negativo que podía restar efectividad a nuestro entrenamiento. Pues bien hay otro factor que tenemos que tener en cuenta ya que resta a nuestro estado de forma y a nuestros planes de entreno. Me refiero al hecho de estar sentado. 

Sí, es inevitable estar sentado varias horas al día e incluso es necesario y obligatorio para muchos de los que trabajan en una oficina, pero el pasar horas y horas en esta posición, afecta negativamente a nuestro rendimiento en carrera.

Está más que demostrado que el hacer ejercicio y ser una persona activa, reduce el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el corazón, la tensión y similares, el sedentarismo, por el contrario contribuye, de manera muy acusada, a incrementar los riesgos de sufrir alguna de estas enfermedades.

Hasta ahora cualquier corredor y así lo hacemos todos, solo sumamos y acumulamos en la balanza de nuestro estado de forma, los kilómetros que hacemos a la semana y los ejercicios de carrera y de fuerza que realizamos, sin tener en cuenta ningún efecto negativo que pueda restar de esa suma.
Si entrenas una hora al día, y luego te pasas sentado trabajando 10 horas cada día, habrás reducido la efectividad del entreno a prácticamente nada

Un estudio publicado hace ya años por la Clínica Mayo, afirma que estar sentado mucho tiempo, afecta de manera negativa a nuestro estado de forma, ¡aunque entrenes duro! Según un equipo de investigadores de la Universidad de Texas Southwest Medical Center, cada hora que pasemos sentados, anula aproximadamente el 8 por ciento de la ganancia que hayamos obtenido en nuestra hora de entrenamiento. Así que si entrenas una hora al día, y luego te pasas sentado trabajando 10 horas cada día, habrás reducido la efectividad del entreno a prácticamente nada; habrás perdido de hecho el 80% de los beneficios que la hora de entrenamiento han supuesto para tu salud.

El equipo de investigación llegó a esta conclusión después de realizar un análisis de datos sobre ejercicios objetivos obtenidos de la encuesta anual realizada para evaluar los hábitos del ejercicio y nutrición de los americanos. 

Esta encuesta realizada hace ya 10 diez años, incluía pruebas de esfuerzo y de aptitud física para determinar el estado de salud de todos ellos, gente relativamente joven sana y sin problemas de obesidad.

Usando estas mediciones objetivas, los investigadores fueron capaces de establecer y determinar una correlación exacta entre el tiempo de ejercicio realizado y el que luego pasaban sentados estos individuos y de cómo afectaba esto a su rendimiento físico. Así, los resultados vinieron a demostrar que por cada hora de estar sentado, se perdía aproximadamente, entre un 8 y un 16% de los beneficios ganados en cada hora de ejercicio.

Si el ejercicio que realizas es de una intensidad moderada, entonces pierdes aproximadamente un 16% de los beneficios obtenidos por cada hora que pases sentado. Las mujeres obtienen más beneficios por cada hora de ejercicio, pero también pierden más por cada hora que pasan sentadas.

Por ello, es imprescindible mantenerse relativamente activos, incluso mientras se está sentado, acostumbrándose a realizar pequeños ‘gestos’ que nos ayuden a no perder las ganancias obtenidas con el ejercicio realizado. Así, es conveniente subir y sobre todo bajar las escaleras de la oficina y de casa, habituarse a estar de pie mientras se habla por teléfono, caminar en tu despacho mientras piensas. 

Debes acostumbrarte a en el peor de los casos, obligarte a levantarte de tu asiento al menos cinco minutos de cada hora que estés sentado, ir al baño, a por un vaso de agua para estar bien hidratado, cualquier excusa es buena para que te actives de cuando en cuando y permanezcas sentado el menor tiempo posible. Y mientras estás sentado trabajando, seguro que puedes realizar estiramientos y movimientos de las piernas que te ayuden a mantenerte en relativo movimiento.


No comments :

Post a Comment