Sunday, August 17, 2014

7 verdades sobre los anticonceptivos

Si engordan, son abortivos, vuelven irregular el clico y otras dudas les surgen a las mujeres en torno a estos métodos. Averiguamos los principales mitos y ayudamos a desmentirlos.


Los anticonceptivos son un tema que genera decenas de preguntas entre las mujeres. Y, por esas dudas, nacen mitos o desinformación que impiden ejercer los derechos sexuales y reproductivos. Con ayuda de Profamilia y de Celsam (Centro Latinoamericano para la Salud de la Mujer), resolvemos algunas dudas.

1.  ¿Los métodos protegen el 100 por ciento de un embarazo?

No. Ninguno protege completamente de una fecundación. Ni siquiera los métodos conocidos como definitivos, como se les conoce a la vasectomía y a la ligadura de trompas, pues a veces los órganos cortados vuelven a unirse. Aunque las mejoras a los métodos los acercan casi al 100%. Por ejemplo, la píldora combinada, que tiene progesterona y estrógenos, tiene 99.7% de efectividad, lo que hace que de cada mil mujeres, 3 queden embarazadas por año.

2. ¿Las píldoras engordan, afectan la piel y el ánimo?

Sí y no. A todas las mujeres no les sientan igual, pero en general, las farmacéuticas han trabajado por años para disminuir los efectos colaterales; entonces algunas incluso, contribuyen a mejorar la salud de la piel, o a controlar el peso. También ayuda a las mujeres que sufren de endometriosis o de ovario poliquístico a disminuir sus síntomas.

Si la mujer tiene problemas circulatorios, las cargas hormonales son cada vez más pequeñas y no llegan a afectar demasiado a la mujer, aunque el riesgo está latente, pero a la toma de anticonceptivos hormonales se deben sumar los antecedentes familiares, el peso y hábitos como el cigarrillo. Muchos de los efectos secundarios se presentan los primeros meses y luego desaparecen. Algunos suelen ser dolores de cabeza, una sensación de tensión en los senos o sangrado entre los periodos.

3. ¿Los métodos anticonceptivos son abortivos?


Lo que hace la mayoría es evitar la ovulación. Es decir que cuando un espermatozoide llega al útero, no hay óvulo para fecundar. Otros cambian las condiciones del cuello uterino de manera que le impiden el acceso a los espermatozoides. Tampoco se logra la fertilización. En el tema de la píldora del día después, muchos estudios han intentado determinarlo, pero la certeza completa no existe.

Un estudio publicado en la revista científica JAMA en 2006, determinó que afirmarlo así es especulativo. Su función es hacer más espeso el moco y evitar que los espermatozoides suban o que haya ovulación. Los expertos aseguran que la mujer tiene 72 horas para tomarla después de la relación sexual sin protección; sin embargo, entre más rápida sea la toma, mejores resultados. Si la mujer vomita después de ingerirla, debe volver a tomársela.

4. ¿Si llevo muchos años tomando anticonceptivos quedo protegida meses después de no usarlos?

La mujer puede quedar embarazada casi de inmediato. Aunque hay algunas que pueden tardar un año mientras se regulariza su ciclo menstrual; pero si la mujer ya no es usuaria de los métodos, automáticamente queda desprotegida.

5. ¿Existen métodos naturales para evitar el embarazo como tomar agua de ruda o hacerse un lavado vaginal?

No. Esas ideas hacen parte de la creencia popular que solo afecta la salud sexual. Incluso, el método del ritmo, que contempla no tener relaciones durante los días de ovulación, es altamente inefectivo, pues la mujer no puede saber con total certeza que está en su ciclo de ovulación.

6. ¿Los anticonceptivos vuelven el ciclo irregular?

Depende. Las píldoras lo ayudan a regularizar de tal manera que muchos médicos los prescriben contra las alteraciones del ciclo. Pero otros como la inyección y el DIU, sí.

7.  El DIU es un método doloroso

El Dispositivo Intrauterino, DIU, es una T de cobre. No se recomienda a mujeres que no han sido mamás pues su cuello uterino es estrecho e insertarlo puede ser doloroso. Por otro lado, sí está asociado a periodos más abundantes y dolorosos.

No comments :

Post a Comment