Thursday, August 7, 2014

Cura Tibetana del Ajo:

 
El tratamiento de la curta Tibetana con ajo es un tratamiento barato y muy eficaz que cualquier persona puede poner en práctica y beneficiarse con sus propiedades, realizándolo en su casa.

La receta fue encontrada en un monasterio budista del Tibet, y se la considera una de las mejores para desintoxicar.

Esta preparación nos ofrece diferentes bondades, ya que mejora el sistema inmunológico, fortaleciendo su resistencia frente a las infecciones, ayuda a eliminar el colesterol, reduce los niveles de presión arterial, limpia el organismo de las grasas, mejora el metabolismo y colabora con la reducción de peso, es muy eficiente para contrarrestar coágulos sanguíneos, sinusitis y enfermedades broncopulmonares.

También se lo puede consumir en casos de dolores de cabeza, artritis, artrosis, gastritis y hemorroides. Como hemos visto en otras oportunidades, el ajo es una planta dotada de un sinfín de propiedades, y desde la antigüedad ya eran apreciadas por los monjes Tibetanos.

Ingredientes

350 grs de ajo pelado, cortado y triturado.
¼ litro de agua ardiente, tequila o cognac a 70º de uso interno.

Preparación

Colocar en un recipiente de vidrio el ajo triturado y el agua ardiente. Cerrar herméticamente. Llevar al refrigerador por 10 días. Pasado este paso de tiempo, pasar por un colador. Colocar en un recipiente de vidrio y llevar nuevamente a la nevera por 2 días.

Observaciones

La cura tibetana de ajo puede tomar un color verdoso.
Los primeros días puede producir mareos, erupciones, dolor de estómago. Esto se debería a la depuración que produce en el organismo.
Se deben beber las gotas junto con leche o agua antes de las 3 comidas principales.
No se puede repetir el tratamiento hasta después de 5 años.

Esta cura tibetana del ajo se debe tomar teniendo en cuenta la tabla que adjuntamos como fotografía (Tomar tal cual se describe en la fotografía y cuando se llegue a la cantidad de 25 gotas, seguir tomando 25 gotas 3 veces al día)

* SE DEBE TOMAR ESTA CURA HASTA TERMINAR SU CONTENIDO.

Ventajas o beneficios de la cura tibetana del ajo

El ajo según los estudios médicos tiene claros efectos Mejora el sistema inmune fortaleciendo así nuestra resistencia frente a las infecciones.
Ayuda a eliminar el colesterol.
Es de gran eficacia para la hipertensión y los problemas de circulación
Según el manuscrito tibetano, sus beneficios son los siguientes Limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados.
Mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al peso normal.
Deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis.
Cura la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades bronco pulmonares.
Cura el diafragma y el miocardio enfermo.
Hace desaparecer el dolor de cabeza.
Cura la trombosis del cerebro, la artritis y la artrosis.
Cura el reumatismo, la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides.
Absorbe todo tipo de tumores internos y externos.
Cura los disturbios de vista y oído.
En general todo el organismo se recupera.

Inconvenientes de la cura tibetana del ajo

La cura tibetana del ajo puede resultar muy beneficiosa para el cuerpo, pero también es cierto que hay que tener en cuenta algunas recomendaciones sobre su uso.

Básicamente, estos son los efectos secundarios, cuestiones negativas y contraindicaciones de la cura tibetana del ajo:

El primer inconveniente es que es una lástima que si te va bien no lo puedas repetir como mínimo una vez al año. Eso, por lo menos, es lo que dice el manuscrito.

Las personas con un estómago muy débil o fácilmente irritable deberán observar que tal les sienta el remedio.

No deben tomarlo las personas con úlceras intestinales.

En general todas las personas que tomen alguna medicación (sobre todo si es "para no tener la sangre espesa" o sea anticoagulantes) es conveniente preguntar primero al médico o especialista.

La cura tibetana del ajo no puede repetirse indefinidamente. Algunas versiones hablan de que sólo puede hacerse cada un año, mientras que otras hablan de que se puede realizar cada cinco.

Las personas que sufran de úlceras intestinales o que tengan un estómago demasiado débil no podrán realizar esta cura, ya que puede sentarles mal.

Es conveniente consultar con el médico si puede consumirse esta cura a la par de los medicamentos que uno consume.

La cura no debe ser cortada. Razón por la cual hay que llevarla en un frasco de cristal cuando estamos de viaje.

Es absolutamente normal si durante los primeros días de consumo se producen erupciones en la piel, mareos, fiebre o dolor estomacal. Prácticamente todas las curas desintoxicantes generan cuestiones similares, ya que al expulsar las toxinas de donde están alojadas, comienzan a circular para ser eliminadas y causan esta clase de problemas.

No comments :

Post a Comment