Tuesday, June 10, 2014

La importancia de conocer nuestras intolerancias alimentarias


¿Sabéis lo que es la Intolerancia Alimentaria?

Algunos alimentos son más difíciles de digerir por nuestro organismo que otros.


Cuando comemos cualquier alimento, generamos cierta cantidad de anticuerpos IgG (la cantidad variará según la sensibilidad que nos provoque dicho alimento). 


Los anticuerpos igG no tienen nada que ver con los anticuerpos que generamos para combatir infecciones víricas o bacteriológicas.

Cuando comemos algún alimento ante el que presentamos un alto grado de sensiblidad el cuerpo no es capaz de procesarlos y eliminarlos correctamente, por lo que se acumulan en forma de toxinas.

Este acúmulo de toxinas puede manifestarse de un número ilimitado de formas: obesidad, celulitis, problemas gastro-intestinales, cáncer, acné, dolores articulares... o cualquier otro tipo de enfermedade crónica.

Las intolerancias alimentarias no tienen nada que ver con las alergias. Podemos ser alérgicos a los cacahuetes (por ejemplo) y sin embargo hacernos un test de intolerancia alimenticia y descubrir que somos intolerantes a la piña.
Como los síntomas que presentamos pueden ser muy diferentes, es muy difícil detectarlas a no ser que nos hagamos una prueba para detectarlas.

Estas pruebas se hacen en laboratorios de análisis clínicos, y consisten en realizarnos una estracción de sangre y enfrentarla con los alimentos más comunes de nuestra dieta para descubrir que grado de intolerancia tenemos a cada uno de ellos.

Yo no conocía estos análisis hasta hace tres años, y en cuanto me hablaron de ellos me los hice... porque yo SIEMPRE SIEMPRE cuando terminaba de comer se me hinchaba muchísimo la barriga.
Gracias a los análisis descubrí que soy intolerante a:
 - la leche de vaca
 - el huevo
 - el trigo
(después me enteré de que la mayoría de la gente es intolerante a esas tres cosas aunque no lo sepan)
 - el ajo
 - el limón

Fue dejar de comer esas tres cosas y dejar de hinchárseme la barriga al terminar de comer.


De hecho, ahora cuando alguna vez como algo y se me infla el estómago digo "***!! Qué ingredientes llevaría esto que me he comido??" Leo la composición y efectivamente descubro que llevaba leche o huevo, y por eso se me hincha el estómago.

Pero los síntomas pueden ser muy diferentes.
A raíz de hacerme los análisis, hablé con más gente de ellos y una chica me comentó que su tía apenas podía andar por dolores en las rodillas porque se le formaban depósitos en la articulación y le dolí muchísimo al andar.


Ningún médico sabía ayudarla, hasta que uno le mandó hacerse un test de intolerancia alimentaria.


Le salió que era intolerante al tomate (ella debía comer muchísimo). Bueno, pues fue dejar de comerlo y desaparecerle los depósitos de las rodillas...

Otra chica me comentó que su hermana tenía úlceras intestinales cada poco, también se hizo la prueba... y nunca más volvió a tener ese problema...

Y el tío de mi ex-novio dejó de comer los alimentos a los que era intolerante y perdió más de veinte kilos sin hacer régimen.

Como véis... los sintómas son tan diferentes como las propias intolerancias o los propios individuos.


Así que ya lo sabéis... Si tenéis algún mal crónico misterioso que no sabéis de donde proviene... quizá haciéndoos un análisis de sangre (que en España cuesta alrededor de unos 180€), puede que lo solucionéis.

En realidad todos deberíamos saber qué alimentos nos están haciendo daño para intentar evitarlos, ¿verdad?

No comments :

Post a Comment