Tuesday, June 17, 2014

Cómo elegir y utilizar el protector solar



Utilizar protector solar es algo imprescindible que debe hacerse durante todas las actividades al aire libre en cualquiera de las estaciones, y no sólo en verano durante las visitas a la playa o la piscina. Sin embargo, no es suficiente utilizarlo, hay que saber cómo hacerlo correctamente así como saber qué fotoprotector es el más adecuado para cada tipo de piel para estar realmente protegido frente a las agresiones de los rayos del sol que podrían provocar incluso cáncer.

Pese a lo que mucha gente cree, un único protector solar no es suficiente para proteger a toda la familia, cada miembro tiene que tener uno adaptado a sus características y necesidades en función de factores como el tipo de piel, la edad, en qué zona del cuerpo se vaya a aplicar, el lugar donde se esté, la actividad que se realice o la capacidad de broncearse.

Fototipos


Para distinguir los diferentes tipos de piel se crearon los fototipos que indican la sensibilidad de cada persona a la radiación ultravioleta y la capacidad de broncearse. Así existen:

sol
  Fototipo I: perteneciente a aquellas personas que nunca se broncean, que por el contrario siempre se queman y que, suelen tener el pelo pelirrojo y los ojos azules.

  Fototipo II: relativo a aquellas personas que en ocasiones se broncean e igualmente se queman. En este caso, suelen ser de pelo rubio y ojos azules o verdes.

  Fototipo III: las personas que pertenecen a este grupo siempre se broncean y rara vez se queman. Se suelen caracterizar por tener el pelo castaño y los ojos marrones o grises.

  Fototipo IV: hace referencia a aquellas personas que siempre se broncean y nunca se queman y que, por lo general, tienen el pelo negro y los ojos marrones.

Cuanto menos sea el número del fototipo, mayor deberá ser el factor de protección de la crema solar. Así, por ejemplo, aquellas personas que pertenezcan al grupo del fototipo I deberán aplicarse una fotoprector cuyo factor sea superior a SPF 50.

La importancia del cuándo y el dónde

 Asimismo, a la hora de protegerse frente al sol es importante tener en cuenta dónde nos encontramos y en qué momento:

sol

  La radiación solar es más intensa cuanto más cerca del Ecuador nos encontremos.

  El riesgo de quemaduras es mayor cuanto mayor es la altura, cada 300 metros aumenta un 4%.

  Durante todo el año el sol puede provocar daños, sin embargo es durante el verano cuando la radiación solar llega con mayor energía.

  La franja horaria en la que los rayos solares llegan con mayor intensidad se encuentra entre las 12:00 y las 16:00 horas.

  El agua, la nieve o la arena reflejan las radiaciones haciendo que se sumen sus efectos al incidir directamente sobre la piel.

Por supuesto, a mayor radiación, mayor deberá ser el factor del protector solar que se escoja.

Los niños frente al sol

niña

Por otra parte, son muchos los estudios que confirman que la exposición al sol durante los primeros años de vida puede ser causa de padecer cáncer en un futuro. Por ello, es importante evitar, en la medida en que sea posible, la exposición de los bebés directamente al sol y si no es posible, será necesario utilizar productos específicos para su tipo de piel, con factor de protección nunca inferior a SPF 50.

En el caso de los niños debe evitarse la exposición al sol durante las horas de máxima intensidad del día y en caso de hacerlo, deberán estar protegidos con ropas ligeras y adecuadas, así como con un protector solar específico para su edad y tipo de piel, con factor de protección, igual que en el caso anterior, de al menos SPF 50 ya que su piel es mucho más sensible que la de los adultos.

Consejos para que su correcto uso

Estos son los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de escoger un protector solar adecuado. Sin embargo, de nada sirve escoger un buen fotoprotector si no se utiliza correctamente ya que podríamos estar desprotegidos sin saberlo. Para más información sobre este aspecto puedes pulsar aquí.

sol

No comments :

Post a Comment